• Lorem ipsum

Calidad del Agua

La calidad de cualquier masa de agua superficial o subterránea es una función tanto de las influencias naturales como de las humanas.
Sin influencias humanas, la calidad del agua estaría determinada por la meteorización de los minerales del lecho rocoso, por los procesos atmosféricos de evapotranspiración y la deposición de polvo y sal por el viento, por la lixiviación natural de materia orgánica y nutrientes del suelo, por factores hidrológicos que conducen a la escorrentía. y por procesos biológicos en el medio acuático que pueden alterar la composición física y química del agua.

Por lo general, la calidad del agua se determina comparando las características físicas y químicas de una muestra de agua con las pautas o estándares de calidad del agua. Las pautas y estándares de calidad del agua potable están diseñados para permitir el suministro de agua limpia y segura para el consumo humano, protegiendo así la salud humana. Por lo general, se basan en niveles aceptables de toxicidad evaluados científicamente para los seres humanos o los organismos acuáticos.

La disminución de la calidad del agua se ha convertido en un problema global de preocupación a medida que las poblaciones humanas crecen, las actividades industriales y agrícolas se expanden y el cambio climático amenaza con causar importantes alteraciones en el ciclo hidrológico.

A nivel mundial, el problema de calidad del agua más frecuente es la eutrofización, resultado de altas cargas de nutrientes (principalmente fósforo y nitrógeno), que perjudica sustancialmente los usos beneficiosos del agua. Las principales fuentes de nutrientes incluyen la escorrentía agrícola, las aguas residuales domésticas (también una fuente de contaminación microbiana), los efluentes industriales y los aportes atmosféricos de la quema de combustibles fósiles y los incendios forestales. Los lagos y embalses son particularmente susceptibles a los impactos negativos de la eutrofización debido a su compleja dinámica, tiempos de residencia del agua relativamente más largos y su papel como sumidero integrador de contaminantes de sus cuencas de drenaje. Las concentraciones de nitrógeno que exceden los 5 miligramos por litro de agua a menudo indican contaminación por desechos humanos y animales o escorrentía de fertilizantes de áreas agrícolas.

Una preocupación emergente sobre la calidad del agua es el impacto de los productos para el cuidado personal y los productos farmacéuticos, como las píldoras anticonceptivas, los analgésicos y los antibióticos, en los ecosistemas acuáticos. Se sabe poco sobre sus impactos a largo plazo en humanos o ecosistemas, aunque se cree que algunos imitan las hormonas naturales en humanos y otras especies.


Referencia: United Nations. (2014). Water Quality. Agosto 28, 2020, de United Nations Sitio web: https://www.un.org/waterforlifedecade/quality.shtml